martes, 31 de marzo de 2009

VIENTRE CON MERMELADA DE FRAMBUESA

De tanto dormir entrelazados
hemos comenzado a hacernos un nudo,
de la garganta al tobillo,
y pareces no darte cuenta,
aunque tu cabeza duerma
junto a mis pies
y tu mano y tu vientre confitado
a miles de años luz
sobre las sábanas.
De tanto dormir entrelazados
hemos comenzado a confundir
de quién es ese brazo y esta pierna.
Y entre roce y roce,
nos pasamos la noche
desatando nudos.


(De La nostalgia del caníbal)

Banda sonora: Lemonheads: Rudderless

3 comentarios:

Guillermo Díaz Ceballos. dijo...

Preciosos nudos desencadenantes,
versos encaminantes

Carlos del Río dijo...

Poemas con b.s.o.

vaya con el norte..!

G. dijo...

No sé, creo que es más de lo mismo. Los poemas de siempre. Como pasearse por un museo lleno de imágenes y más imágenes de vírgenes. No sé. A mí ya me cansa. Menos mal que las personas son siempre distintas. Y, bueno, si a ti te hace feliz, o haces felices a otros, pues nada.